Cómo iniciar un viaje no pensado

¿A quién no le gusta viajar? Descubrir nuevos parajes y paisajes, culturas, costumbres, gastronomía… a la hora de buscar un rincón donde descubrir un pedazo más de este mundo, lo más lógico es plantearse el viaje muy bien, reservar los respectivos hoteles, planificarlo todo en la medida de lo posible para evitar contratiempos… aunque también hay otra opción.

Y hablamos de sin más, optar por cargar una maleta con ropa para unos días, una bolsa de aseo con nuestras pertenencias más cercanas, coger el coche, y simplemente a la aventura. No importa que hablemos de un viaje relativamente corto y de sólo un par de días. El hecho de escoger un punto aleatorio en España, Portugal o incluso Francia para los más aventureros, puede ser toda una aventura. Mucho más interesante que realizar un viaje planificado. ¿Quieres unos consejos para animarte?

Ya sea una ciudad, un recóndito lugar del mapa o simplemente un pequeño pueblo, cualquier destino puede tener un gran atractivo siempre que haya espontaneidadilusión y ganas de descubrir puntos de interés. Puedes hacerlo incluso en tu propia Comunidad Autónoma, y es que a la hora de investigar y buscar lugares mágicos, descubrimos que tenemos parajes únicos y pueblos con mucha personalidad mucho más cerca de lo que pensamos…

Otro gran punto a favor de estos viajes espontáneos, es el ahorro económico que supone. ¿No hay hoteles reservados? ¡Pues a la aventura! En cualquier pueblo, por pequeño que sea, hay hoteles pequeños y por supuesto hostales que pueden hacer el apaño perfectamente y sin ningún problema. No esperes grandes comodidades, faltaría más… pero, ¿y la magia y sentimiento que puede llegar a causar el mero hecho de estar un día en tu rutina, y al día siguiente durmiendo en un hostal en un punto del mapa que ni siquiera conocías? Suena casi del romanticismo, pero en la actualidad que vivimos y donde premia el ahorro, puede ser una gran opción.

Yendo más allá, por nuestra parte te animamos incluso a que ni siquiera planifiques la llegada a hotales u hostales. A unas muy malas, si vas solo o en pareja el coche puede ser el mejor refugio para dormir siempre y cuando no viajes en pleno invierno. Sea primavera u otoño, con reclinar el asiento y una pequeña manta por encima, seguramente te haga el apaño y te permita echar la noche perfectamente para poder continuar tu viaje. Además, si lo haces cerca de una estación de servicio o de una gasolinera, dispondrás de los servicios básicos tales como baño, e incluso ducha si lo necesitas. No suena tan mal, ¿no crees?

Recuerda que si te animas a la aventura y dormir en el coche, hazlo siempre en un lugar habitado y si es cerca de una gasolinera o un punto de servicio como ya te hemos comentado, mejor. Por seguridad y por si dada la situación necesitases algo, la gran mayoría de las gasolineras suelen estar abiertas 24 horas.

Otro aspecto muy interesante de viajar sin planificación o sin mucho presupuesto es simplemente que te aventuras a conocer una gastronomía mucho más variada de lo que pueda parecer en un principio. Por ejemplo, si te das una vuelta por Málaga, descubrirás que en las zonas Este y Oeste (Costa del Sol y parte de la Axarquía, respectivamente) comparten comidas, tradiciones y costumbres muy diferentes. Puedes estar disfrutando de la playa y una gran ciudad urbana como Marbella, mientras que en la misma noche o al día siguiente puedes estar en pleno pulmón de los Montes de Málaga, o en Sierra Alhama. Mientras que disfrutas de nuevas fiestas, comidas típicas y en general de aires muy variopintos. No pinta mal, ¿no crees?